reseña essence 2017